Descubre los diferentes tipos de té con nosotros

Sabemos que te gusta el té. Que te apasionan sus sabores, sus variedades… ¿pero realmente las conoces todas? ¿Sabes que derivan de una sola especie de planta conocida como Camellia sinensis? ¿Qué según la zona, terreno y forma de cosecharlo, producirlo y secarlo se obtiene un té diferente? ¿Qué cuanto mayor sea el nivel de oxidación, más oscuro y robusto es el té? Descúbrelos con nosotros... para saborearlos después.

  • Té Blanco: considerado el antioxidante más eficaz, proviene de los brotes más tiernos de la planta Camellia sinensis. Se trata de unas  vellosidades entre plateadas y blancas que se dejan secar al aire y al sol, sin enrollar.

  • Té Verde: como sucede con el té blanco, el té verde es uno de los tés con menor cantidad de teína, al no oxidarse. Para detener la oxidación y mantener su característico color, en China se freían sus hojas en un wok mientras en Japón se vaporizaban.

  • Té Oolong: también conocido como té azul, lo situamos entre un té verde y negro, estando parcialmente oxidado y puede variar de color.
  • Té Negro: variedad de té totalmente oxidado, lo que le confiere un característico color oscuro y un sabor más astringente. Se trata del típico té inglés, combinable con leche.
  • Pu-Erh: puede elaborarse como oxidado o no oxidado, siendo fermentado y envejecido para mejorar su sabor.


  • Rooibos: la infusión de té Rooibos proviene de las hojas del Aspalathus linearis, una exclusiva planta Sudafricana.  Su nombre significa arbusto rojo, y no contiene teína pero sí grandes cantidades de minerales.

  • Infusiones: bajo esta denominación se encuentran las infusiones sin teína que no provienen de la planta Camellia sinensis. También se les conoce como mezclas o tisanas.